Invertir en el miedo es buen negocio para algunas bolsas

Podría decirse que hay un auge del mercado del miedo.

La popularidad del índice VIX, el cual se ha convertido en un barómetro del temor de los inversionistas desde la crisis financiera, está generando una ola de hijos, imitadores y derivados. Esto está generando buenas entradas al dueño del índice, la Chicago Board Options Exchange, así como a socios y competidores que han desarrollado productos ligados o inspirados en el VIX.

Clones del VIX han aparecido en Australia, Canadá e India. Mediciones similares al VIX se han desarrollado para los mercados de crudo y oro y pronto habrá un VIX para el maíz y la soya. La popularidad del índice ha alimentado el crecimiento en los futuros y las opciones que apuestan sobre el propio VIX.

Conocido formalmente como el CBOE Market Volatility Index, el VIX sigue los precios que los inversionistas pagan por las opciones para protegerse en contra de las oscilaciones del índice Standard & Poor’s 500. Un incremento en esos precios sugiere un incremento en la ansiedad de los inversionistas. También es usado como una predicción a corto plazo del comportamiento de los inversionistas.

“No hay una burbuja de la volatilidad, los inversionistas pueden esperar más de eso, pero si hay una en los productos para hacer transacciones con ella”, dice Michael McCarty, socio de Differential Research. McCarty y otros en la industria predicen que no todos los nuevos productos sobrevivirán. El interés en las herramientas para medir el miedo probablemente se desvanecerá cuando los mercados se calmen, dice.

CBOE es la principal beneficiaria del boom, ya que recibe comisiones por licencias y transacciones en la mayoría de productos relacionados con VIX. La CBOE y sus socios no han revelado los términos de sus acuerdos, pero el analista de Ticonderoga Securities Chris Allen calcula que el VIX ahora tiene un valor de al menos US$300 millones para esta bolsa. Eso representa un octavo de la capitalización de mercado de la compañía.

“El VIX es uno de los productos de más rápido crecimiento en la historia del negocio”, dijo el presidente de la junta de CBOE William Brodsky, en una entrevista.

El VIX se ha convertido en un negocio tan bueno, que la CBOE expandió el piso de negociación para los productos VIX en momentos en el que el volumen del resto de la industria se ha mantenido sin cambios. El piso fue deliberadamente construido con amplios espacios para acomodar el incremento en el corretaje ligado a VIX.

El volumen de corretaje en opciones VIX subió 42% en el tercer trimestre frente al mismo lapso del año anterior, según la CBOE. Opciones de VIX por un valor superior a US$120.000 millones han sido tranzadas en la bolsa este año, según cifras de CBOE.

En cada una de las opciones sobre las transacciones del VIX, la CBOE recibe una comisión, convirtiéndola en la fuente de dinero más prometedora para esta bolsa. Las comisiones sumaron US$6,4 millones en el tercer trimestre y si alcanzan una cifra similar en el último trimestre le generarían a la bolsa una ganancia de al menos US$25 millones este año.

Por su parte, otras firmas y bolsas están tratando de capitalizar la popularidad del VIX.

En CME Group Inc., un grupo de corredores fue creado para llevar a cabo transacciones de futuros en el VIX. Bancos de inversión como Citigroup Inc., Barclays PLC y Credit Suisse Group están usando el VIX para crear nuevos valores ligados al índice, los cuales cotizan en bolsa y Nasdaq OMX Group recientemente lanzó los “Índices Alpha” para hacerle competencia.

Sin embargo, estos índices no son una bendición para todos. Tener un barómetro del miedo puede hacer que sea más sencillo que ese temor se expanda. Esto quedó de manifiesto durante la crisis financiera a través de los índices ABX, los cuales son crudas medidas de los precios de la deuda respaldada por hipotecas y los seguros contra la cesación de pagos, los cuales reflejan la percepción de los prestatarios individuales. Ambos han sido criticados y caracterizados como productos que exacerban el nerviosismo de los inversionistas.

“Los derivados en si son un buen producto, pero usarlos sin saber cómo funcionan terminará generando grandes problemas”, dijo Joe Kinahan, jefe de estrategia de derivados de TD Ameritrade. Por ejemplo, dijo, las opciones de VIX tienen una relación inversa con el mercado, algo que ha causado problemas a los inversionistas ingenuos.

La CBOE también han tendido dolores de cabeza por la aparición de imitadores no autorizados.

El año pasado, la firma de inversión AlphaShares LLC lanzó el Índice de Volatilidad China AlphaShares, o “CHIX” en inglés. El indicador sigue las oscilaciones del mercado chino, pero no está licenciado por CBOE.

CHIX ha causado una ruptura entre la CBOE y AlphaShares, en la cual CBOE ha pedido a AlphaShares que limite sus referencias al VIX. CBOE se abstuvo de hacer comentarios al respecto. AlphaShares describe el índice chino como un “tributo” al VIX.

http://www.wsjamericas.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: