La inversión, clave del crecimiento

Por Orlando Ferreres
Especial para lanacion.com

En el promedio de 2008, 2009, y 2010, el crecimiento del PBI se ubica en algo más del 2%, pero veníamos de un periodo 2003-2007 de 9% anual. Si un país utiliza capacidad ociosa disponible, por inversiones efectuadas antes de una crisis, puede crecer fuertemente por varios años aún con un nivel de inversiones moderado. Esto puede durar hasta que empiecen a aparecer los cuellos de botella, limitaciones de oferta por falta de nueva inversión en dosis adecuadas, que van a ir frenando ese crecimiento. La gran cuestión no es crecer algunos años, sino mantener el ritmo de crecimiento promedio a lo largo del tiempo, sin caer en nuevas crisis. Esto requiere continuidad de las políticas económicas por mucho tiempo.

Tomemos el caso de Perú, que ha mantenido sus ideas económicas centrales inalteradas por unos 20 años. El resultado ha sido espectacular, como lo puede apreciar cualquiera que visite ese país y lo haya visto 20 años atrás. Ya no va a encontrar a casi nadie pidiendo en todas las esquinas de las principales calles, ni juntando basura en medio de la gente como se veía hace algunos años. Están casi todos los pobladores ocupados en trabajos mucho más estables que antes.

De acuerdo con el IGA-OJF , índice general de actividad que tiene una historia de unos 15 años de buen estimador del PBI del país y cuyos cálculos se iniciaron incluso aun antes que el Emae, el indicador mensual de actividad económica oficial del Indec, el crecimiento de este año va a ser muy alto, puede estar en el 7,5/8 % de aumento. No hay que mirar sólo un año, sino también al año 2009 donde bajó un -4,3 % influido por la crisis internacional y la sequía y al 2008, período en el que creció sólo 3,5%, pues se sintió el impacto de la crisis con el campo y los primeros efectos de la crisis de las hipotecas en EE.UU. Por una cosa o por otra, resulta que el promedio del trienio 2008-2010 es sólo de 2,3 % de crecimiento anual para la actual administración.

Nuestro esfuerzo inversor es insuficiente, especialmente en algunos sectores clave, como energía. Por supuesto que aun siendo el factor relevante la inversión, no es el único que explica estas evoluciones. En China comunista la inversión bruta interna fija llega al 42% del PBI y en la Argentina llega al 21%, o sea que estamos en la mitad de lo necesario para crecer, en promedio de varias décadas, al 9% anual. Y eso que hemos incrementado la inversión desde un 12% del PBI en 2002 hasta el 21% actual, con años en los que hemos llegado hasta el 24% en esa relación.

Hay países que invierten menos, un 30% del PBI, pero también crecen rápido aunque a un ritmo algo menor, digamos a un 7% acumulativo anual, que es muy bueno también como es el caso de Corea del Sur. El caso de Italia, que invierte un 21%, como nosotros, tiene un ritmo de mejora del PBI de 3-4% anual en el largo plazo, aunque en algunos años presentó tasas más altas.

No sólo el coeficiente de inversiones es el factor explicativo del crecimiento. También influyen, en distinto grado, la calidad de la tecnología, las ventajas naturales o el grado de capacitación del personal. Pero la clave es cuánto dinero liquido, trasladable fácilmente de un país a otro frente al menor problema, se coagula en fábricas, puentes, caminos, puertos, material de transporte, en fin, en activo fijo, que ya no puede moverse en los momentos de riesgo.

Esta misma descripción sugiere que las inversiones de activo fijo, estratégicas, se determinan por la tasa de rentabilidad de los proyectos de la economía real, modificada o disminuida por la tasa de percepción de riesgo de ese país. Si la tasa de pérdidas o riesgo, expresada comúnmente en dólares, es muy alta, por las experiencias de devaluaciones, pesificaciones, inflación, cambios de impuestos, cambios de reglas del juego establecidas frente a una crisis, o falta de seguridad física entre otras, el rendimiento neto de esas inversiones será muy bajo o negativo y el dinero estratégico no fluirá a ese país, por mas que la rentabilidad pueda ser incluso más alta que en otros mercados. China no ha cambiado las reglas del juego en los últimos 30 años, no ha devaluado en los últimos 30 años, no ha cambiado su moneda ni sus depósitos ni créditos, sólo ha revaluado algo su moneda en los últimos tiempos. Da una idea de continuidad que permite invertir en un horizonte sin neblina.

Por lo tanto, para incrementar la inversión arriba del 21% del PBI, que es lo que tenemos hoy en promedio, tenemos que dar continuidad a nuestro país, a nuestras instituciones, porque nos conviene, no por una cosa teórica, sino porque así seguro que vamos a crecer mas rápido y de forma sostenida. De esta manera habrá mucho más trabajo para todos y habremos eliminado el desempleo, la exclusión social y la pobreza e indigencia en unos pocos años, como podemos comprobar en Perú después de varios años de continuidad económica.

Hay mucha liquidez en el mundo deseosa de concretarse en proyectos de la economía real. Hay mucho dinero de los argentinos en el exterior, una suma que representa el 75% del capital reproductivo del país que también podrían hacer crecer a nuestra economía. Los términos del intercambio nos son muy favorables, como nunca en la historia. Es el momento de decidirnos a aprovechar nuestra oportunidad. Todos los pobres que aún tenemos en nuestro país no nos van a perdonar que dejemos, una vez más, pasar el tren de la historia.

http://www.lanacion.com.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: