Anuncios

Los disturbios en Medio Oriente causan estragos en los mercados

Por Liam Pleven, Jonathan Cheng y Guy Chazan

La violencia que se apoderó de Libia sacudió a los mercados, disparando los precios del petróleo a su mayor nivel en más de 2 años y provocando una brusca caída en las bolsas mundiales.

Los precios del petróleo subieron 8,5% en Nueva York para llegar a los U$S93,57 el barril a medida que se intensificaron los temores de que la crisis en Libia reduzca el suministro. El crudo en Londres cerró a U$S105,78 por barril.

La amenaza de un alza en los precios del petróleo derrumbó a las principales bolsas del mundo, desde Tokio a París, pasando por Nueva York. El Promedio industrial Dow Jones cayó 1,4% y se ubicó en 12.212,79 puntos.

A diferencia de lo acontecido en Túnez, Egipto y otros lugares, los disturbios en Libia amenazan con desestabilizar el mercado de petróleo. Libia es el décimo productor de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), y sus 41.000 millones de barriles de reservas comprobadas representan más de 3% de la oferta mundial.

El alza en la cotización del petróleo se produce, asimismo, en un momento en que la economía mundial exhibe señales más contundentes de recuperación. Los precios más altos de los combustibles, sin embargo, son considerados como una de las mayores amenazas a ese repunte, al aumentar el costo de producir alimentos y otros bienes y frenar toda clase de consumo, desde electrodomésticos hasta entretenimiento.

“Esto tiene el potencial de ser más perturbador para los mercados de energía y tiene un impacto más grande en el éxito económico”, manifestó Jonathan Golub, estratega de mercado de UBS AG. “Esa es la razón por la que los mercados están perdiendo los estribos”, explicó.

Las escenas de la cruenta represión contra los manifestantes en Libia, que ha dejado más de 300 muertos y llevado a numerosas empresas a cerrar sus operaciones en el país, acaparaban las pantallas de los televisores durante la jornada de transacciones.

Los mercados financieros temen que los disturbios se sigan propagando por Medio Oriente, donde están 57% de las reservas totales de petróleo del mundo y 30% de la producción global.

Aunque los productores del Golfo Pérsico, como Arabia Saudita, parecen por el momento estar a salvo de un levantamiento como el que estremece a Libia, “la inestabilidad en esta región probablemente sea una gran fuente de inquietud en el mercado de petróleo”, dijo Helma Croft, analista de Barclays Capital.

Los países productores de petróleo intentaron calmar a los inversionistas. Los principales miembros de la OPEP anunciaron que aumentarán la producción si es necesario para cubrir la ausencia del petróleo libio, en tanto que la Agencia Internacional de Energía aseguró que sus integrantes podrían poner a disposición sus reservas de emergencia.

De todos modos, la preocupación de que la inestabilidad en Libia pueda interrumpir el suministro global se intensificó el martes luego de que más petroleras suspendieran sus operaciones allí.

Dos grandes petroleras europeas con una importante presencia en Libia, la española Repsol SA y la italiana Eni SpA, suspendieron su producción. Eni también cerró un gasoducto que transporta gas natural desde Libia a Italia por el mar Mediterráneo.

Todos los puertos libios, incluyendo Zawia, Trípoli, Bengasi y Misurata, fueron cerrados, informaron operadores del país, quienes esperan que vuelvan a operar dentro de dos o tres días. A un carguero propiedad de Eni se le pidió que abandonara Zawia, aseguraron fuentes cercanas al mercado de transporte de petróleo. Un portavoz de Eni no estuvo disponible para hacer comentarios.

Se estima que se podrían dejar de bombear hasta 550.000 barriles de petróleo diarios, alrededor de un tercio de la producción normal de Libia. Mientras tanto, algunas tribus del país han amenazado con paralizar las exportaciones de crudo desde las regiones que controlan.

Las petroleras en el este del país están operando bajo el control de los rebeldes a favor de la democracia, según las autoridades locales. Los directores de Khaleej Oil Company, anunciaron su ruptura con Gadafi y prometieron lealtad al pueblo, indicaron las autoridades. “La compañía todavía está operando y su única refinería está produciendo a plena capacidad”, aseguró Ahmed Sharif, director del departamento de construcción de pozos de la empresa. “El pueblo lo controla”.

El aumento en el precio del petróleo se sumaría al encarecimiento de los precios de las materias primas, añadiendo nuevas cargas sobre los ya agobiados consumidores quienes ahora cuentan con menos dinero sobrante después de llenar sus tanques de combustible.

El alza del crudo también puede afectar las ganancias de las empresas, nublando el panorama para las aerolíneas y las cadenas minoristas, entre otros sectores.

El Dow Jones subió 7% en enero y lo que va de febrero y registró su mejor comienzo de año desde 1997, contradiciendo a los escépticos que han estado prediciendo un retroceso. “Siento que es como conducir hacia un bache, y te llevas una sacudida”, dice Rick Bensignor, estratega de mercados de Dahlman Rose, un banco de inversión de Nueva York.

http://www.wsjamericas.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: