Créditos de consumo pueden provocar quiebres bancarios en Brasil, admiten

Por Ana Bolaños
Anabolanos@lanacion.com.py

Para evitar un quiebre financiero del Brasil, tal como sucedió con el sistema bancario de Estados Unidos, expertos en derecho y en economía trabajan para frenar el sobreendeudamiento de los consumidores, según manifestaciones de la presidenta de la Asociación Americana de Derecho de Internacional Privado (Asadip), Claudia Lima Marques, durante una fugaz visita a Paraguay.

La experta brasileña en derecho internacional dijo que el 51% de todo el crédito bancario brasileño es para consumo y no para el sector productivo, debido a que 32 millones de personas ingresaron a la clase media, y nunca obtuvieron un crédito. La crisis financiera fue por los consumidores, y ahora Brasil no puede quebrar, admitió.

Explicó que que si no se toman las medidas la situación del vecino país podría ser similar a lo que sucedió en Estados Unidos.

– ¿Cómo se puede frenar el sobreendeudamiento en el Brasil?
– Queremos la prevención del sobreendeudamiento, que son normas sobre créditos al consumidor, de alerta, de información obligatoria, de entregar la copia del contrato. Entonces, para los bancos, el crédito viene por la compra de una heladera, un automóvil, viene con anexo al crédito. Son informaciones obligatorias; se está queriendo un derecho de reflexión para algunos créditos y también el control de la publicidad del crédito. Tenemos los prospectos que se entregan a las personas que tengan la simulación de cuánto tiempo ese crédito va a pesar en su presupuesto. Porque una cosa es el pulso de la compra y la otra es pagar todos los meses esa parcela pesada.

– ¿Puede ocasionar una crisis financiera?
– Sí, la crisis financiera mundial fue por culpa de los consumidores. La situación financiera de Estados Unidos tuvo un efecto sistémico y ahora Brasil no puede quebrar, por eso es que estamos estudiando esta idea de, con buena fe, hacer una conciliación para que la persona pueda pagar sus deudas, pero con más tiempo. Y el modelo es europeo, francés, que desde 1978 tiene la idea de un parcelamiento (plazo) mayor para que las personas puedan salir de su situación de sobreendeudamiento. La Consumers International es la asociación que reúne a todas las asociaciones de protección al consumidor, está haciendo una ley modelo para toda América Latina acerca del sobreendeudamiento e insolvencia familiar.

– ¿Qué piensa sobre lo publicado por el Financial Times, de que Brasil va camino a una crisis similar a la de EEUU?
– No tengo condiciones para avalar en forma definitiva, pero al momento tengo algunos datos muy importantes del Brasil. En los últimos 10 años, entraron a la clase media brasileña 32 millones de personas, a las que se les dio mucho crédito y eran personas que no estaban acostumbradas con el crédito. Entonces, hasta el momento, 51% de los créditos en el Brasil no está en la producción, en el comercio, sino para las personas físicas que son los consumidores. Y eso es mucho para un país emergente como Brasil. Entonces tenemos que hoy la economía brasileña depende mucho de la salud financiera de los consumidores. Por eso no sé si es verdad (la publicación), pero parece verdad.

– ¿Cómo se trabaja en la reglamentación de los créditos?
– Tenemos en los últimos años muchas audiencias con la Federación de Bancos del Brasil. Y en el 2001, querían que la ley de defensa del consumidor no se aplicara a los bancos, pero el Tribunal Superior decidió que se aplique y hoy la Federación discute con nosotros artículo por artículo de esta revisión. Hay conciencia de entregar la copia de los contratos a las personas, porque es imposible que una persona anciana -en Brasil hay un crédito especial para ancianos y tenemos 22 millones de créditos para este sector-, no tenga una copia del contrato. Es absurdo. Por eso tenemos que aprovechar que ahora estamos todos de acuerdo, pues la crisis mundial nos ayudó en ese aspecto, pero es una crisis que empieza en los consumidores.

– Pero también hay una discusión de la importancia de la bancarización, que es como la otra cara.
– Sí, en Brasil ahora se aprobaron los bancos de datos como manera de prevenir el sobreendeudamiento. Por el momento tenemos ese banco de datos negativos, que es regulado por la ley de los consumidores. Esta es una medida provisoria del gobierno de “Lula”, de protección de la privacidad de las personas.
La protección del consumidor funciona bien en los estados en que los consumidores mismos estén conscientes de sus derechos. En Brasil, el código de defensa del consumidor tiene 20 años y estamos haciendo una actualización, en el comercio electrónico, turismo en masa y el problema del sobreendeudamiento que hoy es fuerte en Brasil, con la democratización del crédito. También hubo muchos problemas de insolvencia familiar. Es un problema que estamos resolviendo y son tres frentes que estamos resolviendo, mucho más con el tema del Mundial y las Olimpiadas, es muy importante tener una suerte de posición de protagonismo, para asegurarse los turistas que vengan al Brasil.

http://www.lanacion.com.py

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: