Que los precios no nos joroben

Por Manuel Ferreira Brusquetti
Economista Jefe

La inflación es una preocupación en los últimos tiempos: había llegado a 1,9% a finales de 2009, cerró el 2010 en 7,2% y llegó a 9,5% en febrero de este año.
La inflación es un flagelo importante para la población: el aumento de precios genera pérdidas en la capacidad adquisitiva de la gente, es decir, con la misma cantidad de dinero se pueden comprar menos bienes. Existe una compensación entre la estabilidad de precios y la inversión: menor inflación implicará menor empleo, ya que para parar la suba de precios se recorta la capacidad de las empresas de generar mayor empleo al cortarle el crédito. La situación no es simple: si no cortamos la inflación, la gente sufre porque tiene menos ingresos reales, pero al cortarla podemos estar condenando a mucha gente al desempleo.

El Banco Central ha tomado medidas antiinflacionarias que se podrían llamar drásticas. Las tasas de interés han subido, todas y violentamente, sobre todo las de cortísimo plazo: la de 14 días, que estaba en 0,4% en octubre, está ahora en 7%. Se han restituido los encajes legales que se habían sacado a fines de 2008 para enfrentar la crisis. Todo es para sacar dinero de circulación: a mayor dinero, mayor inflación.

Pero, ¿de dónde viene esta inflación? Fundamentalmente de dos fuentes: la suba de precios de alimentos y, últimamente, la suba de precios del petróleo, notoria por la amanecida suba de gasoíl de la semana pasada.

Los alimentos suben de precio porque andan relativamente escasos. Todos los productos agrícolas han sido afectados por problemas climáticos y de mercado. La soja está escasa, motivo por el cual los productos de siembra alternativa, como el maíz, tienen menos tierra para ser sembrados y también se vuelven escasos. El año pasado hubo sequía en los grandes productores de trigo del hemisferio norte, principalmente Rusia y Ucrania, con lo que el cereal se ha vuelto escaso y, por tanto, caro. La carne subió de precio sobre todo en sus cortes más caros, porque en esos cortes el consumidor paraguayo compite con un europeo o un chileno.

Sin embargo, los cortes populares, como la costilla o el puchero, aumentan en volumen a medida que más se exporta, ya que no se exporta carne con hueso. Los precios del petróleo también suben. Las protestas en Oriente Medio, la mayor zona productora del hidrocarburo, ponen en duda que los precios se puedan mantener bajos. De hecho, alimentos y petróleo, que participan en alrededor de 50% en nuestra canasta, son productos volátiles y por ello son excluidos de la inflación, que debe ser controlada por vía de política en otros países.

La gran pregunta que queda pendiente es ¿qué tanto puede hacer un país minúsculo como el nuestro para enfrentar un problema que es mundial? Hasta ahora no pudo hacer nada. Las medidas no han tenido éxito y dudo que lo tengan, ya que las causas de la inflación no se van a resolver sacando dinero del sistema. ¿Acaso va a haber más harina, azúcar, maíz, o van a dejar de comprar los europeos nuestra carne porque levantemos las tasas de interés? Definitivamente no. El crédito no tiene mucho impacto en este tipo de bienes, ya que no se financian.

Con la política que se está tomando se está caminando por el borde de la cornisa. Intentando controlar la cantidad de dinero para parar la inflación, se suben tasas de interés, con lo cual sufre también la inversión, tan necesaria y tan escasa en nuestro país, y, atrás de la inversión, sufre el crecimiento. Se ha generado alta incertidumbre, no tanto por la suba de tasas, sino por la violencia con la que se ha subido, y en esta política se ha abandonado el dólar a su suerte, que se ha desplomado estrepitosamente en los últimos días.

Paraguay pudo aguantar antes tasas de inflación superiores a las que vemos hoy. La gente sustituye bienes cuando los que usualmente compra suben mucho de precio y gran parte de la población produce sus propios alimentos.

Esperemos que los precios no nos joroben.

http://www.ultimahora.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: