Mercado de divisas a plazo o “forward”

La cobertura del riesgo de cambio, tanto para exportadores como importadores, es un tema de especial significación a la hora de obtener el resultado final de las transacciones comerciales en las que están involucrados ambos colectivos.

En efecto, la particular coyuntura de la economía paraguaya, con períodos muy cíclicos, en los ingresos y salidas de divisas, hace recomendable tener en cuenta determinadas tendencias de la cotización de las divisas contra el guaraní.

Es notorio observar que, a pesar de que los meses de marzo, abril y mayo se produce un fuerte ingreso de divisas, producto de las campañas agrícolas, con una oferta abundante de dólares y, como consecuencia de ello, una bajada del dólar contra la moneda nacional, los exportadores, con algunas excepciones, son reacios a realizar coberturas del riesgo de cambio y asegurar un precio futuro para el cobro de sus exportaciones.

¿Cuáles son las razones?

A mi modo de ver, existe en el colectivo exportador o importador una expectativa de que el cambio mejorará, según el lado en que se encuentre el titular, y bajo dicha expectativa, en la mayoría de los casos, no se toma medida alguna y cuando se reciben los reembolsos de los pagos del exterior, en el caso de las exportaciones, como está sucediendo en la actualidad, el tipo de cambio ha sufrido una caída significativa. Afortunadamente, el alto valor de los precios agrícolas compensa, en alguna medida, el deterioro en el tipo de cambio, pero es lamentable que no se haya hecho uso de instrumentos disponibles en el mercado local para evitar estas fuertes pérdidas en la cotización del dólar/guaraní.

Basta señalar que, en el mes de enero, la cotización del dólar contra el guaraní estaba en niveles de 4.600/4.630 y, en estos momentos, última decena de marzo, nos situamos en 4.275/85, es decir 325 puntos más bajo.

Si el sector exportador con reembolsos pendientes de recibir en marzo, abril o mayo, hubiera vendido divisas a futuro, coincidiendo con los pagos a recibir de sus proveedores del exterior, habría obtenido un cambio más favorable que el que puede obtener ahora.

Se podría argumentar que es fácil hacer este planteamiento cuando los hechos ya se han producido. Evidentemente, nadie tiene la varita del “Mago Merlín” para saber lo que va a suceder con el tipo de cambio. Ahora bien, tampoco es menos cierto que, como ley general, cuando hay un exceso de oferta el producto baja. Y ahí entra el argumento de los ingresos cíclicos de la economía paraguaya, en el que un volumen elevado de las entradas de divisas, irremediablemente, se produce en un período muy determinado de tiempo, lo que sugiere tomar alguna medida para protegerse de las variaciones del tipo de cambio.

Hay otro argumento para hacer una cobertura del riesgo de cambio. Si muchos de los exportadores formalizan seguros de cosecha para cubrir daños eventuales, si aseguran vehículos, cosechadoras. etc., para cubrirse de un posible accidente, si aseguran la vivienda para cubrir los riesgos de incendios y otros, ¿qué razones existen para que sean tan reticentes a utilizar un instrumento de cobertura del riesgo de cambio?

Yo podría argumentar que, en muchas ocasiones, es la desconfianza. Cuando el cliente intenta contratar un seguro de cambio con el banco, asume que el precio que la entidad financiera le ofrece está basado es que “ellos” saben lo que va a pasar en el próximo futuro y por ese motivo compran o venden a un precio determinado.

Nada más lejos de la realidad. Las entidades financieras operan en el mercado de divisas a plazo, utilizando el criterio de cálculo del precio en divisas, basado en el diferencial de los tipos de interés entre las dos monedas que se cotizan. Es decir, para calcular el precio del dólar guaraní a cualquier período se valora el precio en función de la tasa de interés del guaraní y el dólar a ese mismo período y, en base a dicho cálculo se obtiene el precio futuro de cotización del dólar guaraní.

Es totalmente técnico y carente de cualquier otro aspecto especulativo, de tendencia del precio o de un conocimiento superior de lo que va a suceder con respecto a lo que terceras personas podrían saber.

La cotización de una divisa a plazo (en nuestro caso el guaraní contra el dólar USA) puede estar a premio o a descuento. Se dice que una divisa está a premio cuando vale más a plazo que en contado y a descuento cuando vale menos a plazo que en contado. El factor que determina si está a premio o a descuento es la comparativa entre las tasas de interés de las monedas utilizadas en el cálculo.

Es un axioma puro que la moneda con la tasa de interés más alta siempre cotizará a descuento contra la moneda que se compara. En nuestro caso, las tasas del guaraní, en la actualidad, son superiores a las del dólar y, por tanto, siempre que se dé esta circunstancia el guaraní cotizará a descuento contra el dólar.

¿Esto qué implica?, y no confundamos términos que:

1) Si el dólar vale en contado 4.275. La cotización a plazo de un mes del guaraní (con tasas del dólar del 5% y del 7,00 en guaraníes), la cotización a plazo sería de 4.279 guaraníes por 1 dólar. Si percibimos más guaraníes a plazo que en contado, el guaraní vale menos a plazo.

2) Si, por el contrario, la cotización a plazo estuviese en 4.270, percibiríamos menos guaraníes por dólar, lo que significa que la moneda nacional estaría a premio, es decir valdría más a plazo porque se reciben menos guaraníes por 1 dólar.

Actualmente, como consecuencia de la coyuntura actual de las tasas de interés locales, el guaraní tiene un tipo de interés superior al del dólar, en cualquier período entre 1 y 12 meses, plazo al que se pueden contratar operaciones de cambio a futuro.

Señalar, por último, que la normativa actual del mercado de divisas a plazo regulada por el Banco Central del Paraguay tiene toda la flexibilidad necesaria para que las entidades financieras puedan cotizar a futuro de 1 a 365 días.

Por tanto, se trataría de que tanto el sector financiero, promocionando este producto, como los exportadores e importadores, familiarizándose más con la operativa de cobertura de riesgos de cambio, tomen el tema con el suficiente interés para que el mercado pueda desarrollarse para bien de todas las empresas del país que operan en moneda extranjera.

Axioma

Es un axioma puro que la moneda con la tasa de interés más alta siempre cotizará a descuento contra la moneda que se compara.

Norma

La normativa actual del mercado de divisas a plazo regulada por el BCP tiene toda la flexibilidad necesaria para que entidades financieras puedan cotizar a futuro de 1 a 365 días.

Miembro del Directorio
Banco Sudameris.
Asunción.
27 de Marzo de 2011

ABC Digital

Trackbacks

  1. Mira esto dice:

    Mira esto

    Mercado de divisas a plazo o “forward” – ACTIVIDAD BURSÁTIL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: