S&P Global Ratings confirma calificaciones de ‘BB’ y ‘B’ de Paraguay; la perspectiva se mantiene estable.

En su último reporte la S&P confirmó las calificaciones soberanas en moneda extranjera y local de largo y corto plazo de ‘BB’ y ‘B’, respectivamente. La perspectiva se mantiene estable. Asimismo, confirmamos nuestra evaluación de riesgo de transferencia y convertibilidad (T&C) de ‘BB+’ del país.

Estos son algunos de los puntos más resaltantes:

  • Las disputas políticas y episodios de violencia interna tras la propuesta enmienda constitucional que permitiría al presidente competir por un segundo periodo, evidencian la división entre los partidos políticos de Paraguay y los desafíos actuales para la implementación de las políticas, lo que consideran como factores que limitan las calificaciones.
  • Consideran que Paraguay continúa afrontando desafíos institucionales que no es probable que se resuelvan en el corto plazo.
  • Cartes ha logrado avanzar en el terreno económico y en el de la transparencia, las facciones en su contra al interior de las líneas de su propio partido reflejan la posición del presidente como un personaje ajeno al liderazgo tradicional del país.
  • Esperan que las decisiones sobre las políticas sigan respaldado las finanzas públicas sostenibles del país y el servicio oportuno de la deuda, como lo evidenció el veto del presupuesto 2017, que derivó en la reinstalación del presupuesto de 2016 para el año fiscal actual.
  • Estiman un crecimiento del PIB de 4% durante el próximo par de años.
  • Proyectan resultados fuertes del sector agrícola y de las inversiones en marcha del sector privado para continuar generando crecimiento.
  • Consideran que el historial de políticas macroeconómicas prudentes del gobierno continuará respaldando un crecimiento saludable, aunque a niveles menores a los históricos para un país con un ingreso per cápita esperado de US$4,398 para el periodo 2017-2020.
  • El crecimiento real del PIB per cápita debe promediar 2% durante los próximos tres años.
  • La economía paraguaya ha estado dominada históricamente por el sector agrícola que en 2016 representó 19% del PIB, lo que expone al país a cierta volatilidad.
  • El sector servicios también desempeña un papel importante en la economía, al representar 44% del PIB el año pasado, contrarrestando así los efectos potencialmente negativos derivados de la concentración en una sola industria.
  • Los principales destinos de las exportaciones paraguayas son los países del Mercosur (recibieron 31% de las exportaciones totales en 2016, incluyendo energía; donde los mercados más importantes son Brasil y Argentina), la Unión Europea (19%), y Rusia (10%).
  • La cuenta corriente de Paraguay registró un superávit de 1.7% del PIB en 2016 debido a una balanza comercial más fuerte (5.1% del PIB), además de un menor déficit en el sector servicios.
  • No preveen cambios en la actual estructura tributaria del país durante los próximos dos a tres años. Bajo este escenario, los ingresos se mantendrán en alrededor de 18% del PIB.
  • Esperan que los déficits fiscales se mantengan ampliamente en línea con lo que establece la LRF, en un promedio de 1.3% del PIB entre 2017 y 2020.
  • Aunque el gasto de infraestructura se ha incrementado, consideran que las necesidades del sector seguirán limitando la flexibilidad fiscal del gobierno. Atender estas necesidades sigue siendo un tema importante en la agenda del Presidente Cartes.
  • La estrategia del gobierno incluye el impulso a la infraestructura a través de asociaciones público privadas.
  • Las primeras dos iniciativas públicas aprobadas bajo este marco son la extensión de dos autopistas y la modernización del aeropuerto internacional de Asunción. Sin embargo, la ejecución de estos primeros proyectos está retrasada,  consideran que en parte refleja la limitada experiencia del gobierno en la implementación de APPs.
  • Hacia el cierre de 2017, preveen que la deuda neta del gobierno general será de 12% del PIB y que continuará aumentado a 15.1% hacia 2020, mientras que los pagos de intereses del gobierno general promediarán 4.5% de sus ingresos entre 2017 y 2020.
  • Estiman que la inflación promedie 4% anual hasta 2020.
  • Consideran todavía una elevada dolarización de la economía, lo que continúa limitando su política monetaria.
  • Los depósitos en moneda extranjera representaban 47% de los depósitos de los bancos a abril de 2017 y nuestro escenario base para este año los proyecta por arriba de 50%, especialmente en el contexto de una cosecha récord.
  • La dolarización de la economía paraguaya está estrechamente ligada a su base económica agrícola y al hecho de que los créditos a este sector se denominan principalmente en moneda extranjera.
  • Al mismo tiempo, la prudente política macroeconómica del país y sus bajos niveles de endeudamiento continúan respaldando su calidad crediticia.
  • La perspectiva estable refleja nuestras expectativas de que los desafíos estructurales y las dificultades en la implementación continuarán acotando la efectividad de la formulación de las políticas de Paraguay, mientras que la economía seguirá demostrando resiliencia y los niveles de deuda se mantendrán bajos en medio de déficits fiscales moderados.

Suba de Calificación

Podrían subir nuestras calificaciones en el curso del próximo año si se fortalece la efectividad de la formulación de las políticas; si se reducen los riesgos externos debido a una diversificación mucho mayor de la economía que reduzca la vulnerabilidad del país ante los bajos precios de los commodities; y si contrario a nuestro escenario base, el stock de deuda externo de Paraguay se estabiliza. Adicionalmente, podrían subir nuestras calificaciones si la política monetaria se fortalece en manera tal que bajen los niveles de dolarización de la economía de manera sostenible y si se presentan más evidencias sobre la capacidad del Banco Central para ocuparse de los riesgos sistémicos.

Por otra parte, podrían bajar las calificaciones si la presencia de déficits fiscales mayores de lo previsto o una mayor depreciación de la moneda, conducen a cambios mayores a lo esperado en la deuda del gobierno general durante el año siguiente y si vemos crecientes riesgos por pasivos contingentes provenientes del sector financiero y potencialmente de PPPs, que nos lleven a evaluar más negativamente los riesgos de la deuda de Paraguay. También podrían bajar nuestras calificaciones si, en nuestra opinión, las instituciones políticas de Paraguay se debilitan en manera tal que disminuya su capacidad y voluntad para mantener el servicio de su deuda en tiempo y forma, o si percibimos que existe un riesgo considerable de descomposición de las instituciones políticas.

Fuente: Comunicado de prensa – S&P Global Ratings.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: